Ateos, Cristianos y Satánicos, unidos conforman un grupo de seres cegados, empecinados y devotos a sus creencias que para ellos es absoluta e innegable. Comparten conjuntamente pensamientos e ideologías asociadas a seres sobrenaturales. Comparten el uso de las Ciencias políticas y la elocuencia, haciendo uso y práctica constante de la dialécticaEs para ellos un privilegio pertencer e identificarse con cierto grupo y así, como manadas lista para atacar y sobrevivir, predominar sobre los demás.

– Usuario Anónimo.

10 consejos de Julio Cortázar para escribir un cuento

Notas plausibles de quien ejemplo es.

Puntos breves y específicos a tomar en cuenta al momento de lidiar con un cuento.

QuéLeer

1 – No hay leyes para escribir un cuento, solo puntos de vista

“Nadie puede pretender que los cuentos sólo deban escribirse luego de conocer sus leyes… no hay tales leyes; a lo sumo cabe hablar de puntos de vista, de ciertas constantes que dan una estructura a ese género tan poco encasillable”.

2 – El cuento siempre tiene una unidad de impresión de una historia

El cuento es …una síntesis viviente a la vez que una vida sintetizada, algo así como un temblor de agua dentro de un cristal, una fugacidad en una permanencia”… “Mientras en el cine, como en la novela, la captación de esa realidad más amplia y multiforme se logra mediante el desarrollo de elementos parciales, acumulativos, que no excluyen, por supuesto, una síntesis que dé el “clímax” de la obra, en una fotografía o en un cuento de gran calidad se procede inversamente, es…

Ver la entrada original 998 palabras más

Deme Dios, todas las virtudes y dones que un hombre pueda obtener pero la principal, la capacidad de amar, ha de ser la que más yo he de cultivar.

Porque después de ti y para ti, querida princesa, están sentenciados todos mis dones.

Fuego

Fuego del coño, maldito fuego.
Maldito, maldito fuego.
Maldito fuego que haces daño a los demás.
Maldito fuego que tus beneficios son nada en comparación con lo que dejas a tu paso.
Maldito fuego que es el temor de muchos.
Maldito fuego que eres el enemigo de buenos y el consolador amigo de malos.
Maldito fuego que sólo sabes consumir, destruir.
Maldito fuego que no inspiras confianza, que así tanto afectas al que juega como al que trabaja contigo.
Maldito, maldito fuego.

Necedad Reactiva

Y luego, posterior a tanta necedad,
surge la reacción.

Una reacción, quizás química, quizás ambiental o simplemente biológica.

La colisión de mi ser con tu húmeda presencia, adornada con tu dulce sensación de toda tú, toda rareza emocionalmente interna y no expuesta al mundo.

Labios como sustancia, tú como estimulo externo,
mi lenguaje corporal como respuesta
y el baile de mis sentidos como comportamiento.