Deme Dios, todas las virtudes y dones que un hombre pueda obtener pero la principal, la capacidad de amar, ha de ser la que más yo he de cultivar.

Porque después de ti y para ti, querida princesa, están sentenciados todos mis dones.

Anuncios

Indica lo contrario...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s