¿Cómo entender los gastos militares?

En el año 1945 cuando se le puso fin a la Segunda Guerra Mundial, de manera táctita las potencias ganadoras de esta conflagración bélica impusieron a Japón un presupuesto restringido para el sector militar. Japón así lo aceptó y lo hizo constar en su constitución que todavía permanece, lo mismo pasó con Alemania que redujo también drásticamente sus gastos militares, al término de la Segunda Guerra Mundial, los países que en ella particparon quedaron extenuados económicamente. Sólo Estados Unidos salió fortalecido de este conflicto porque en su territorio no se lanzó ni un torpedo y con todos los recursos que poseía, formuló el famoso Plan Marshall mediante el cual se desembolsaron recursos multimillonarios provenientes de los Estados Unidos para reconstruir a Europa; pero Europa quedó endeudada con Estados Unidos y muy comprometida a tal punto que todavía en Europa hay bases militares norteamericanas en varios países fruto de este acuerdo ya mencionado.

Para Japón la reducción de los gastos militares fue una misa de salud, pues este país había quedado devastado no solamente como consecuencia de su participación en la Segunda Guerra Mundial; sino porque se eligió a Japón para detonar en éste las primeras bombas atómicas, y el hecho de que no estuviera gastando recursos en el aspecto militar le permitió desarrollar una de la más poderosa industria civil de la humanidad a tal punto que en poco tiempo Japón era conocido a nivel de todo el planeta por sus productos, su economía llegó a ser tan fuerte que hubo momentos en que los norteamericanos prácticamente se arrodillaron frente a Japón.

Ahora bien ¿cuál es la moraleja de todo lo que hemos explicado? que mientras menos se gasta en lo militar más se invierte en lo civil, que los recursos que se destinan al aspecto militar no tienen retorno, porque los recursos que se destinan a lo militar no es una inversión; sino un gasto, mientras que la inversión en la industria civil se reproduce y genera riquezas, obsérvemos simplemente el caso de los Estados Unidos: sus deficits fiscales siempre ocurren cuando éste se involucra en conflictos militares con otros países. El mejor ejemplo en esta materia lo pone Bosch y lo hace de la siguiente manera: “un camión militar y un camión civil, el camión militar lo usa el gobierno para transportar equipos y tropas militares, hay que darle mantenimiento, abastecerlo de combustibles, pagarles a las tropas militares; pero el gobierno no recibe nada material como compensación, en cambio el camión civil se usa para transportar mencancias, igualmente se le da mantenimiento se abastece de combustibles, se les paga al chofer y los ayudantes; pero se cobra un precio alto por las mercancías que se transporta que cubre todos los gastos del camión y deja ganancias”, en pocas palabras el gasto en lo militar es un gasto parasitario que lo único que genera es pérdida.

– Nicolas Santana Vilorio.

 

Actualización 14/07/2014:

Un periódico digital ha publicado una gráfica acerca de armamento y presupuestos de los principales ejércitos del mundo: http://actualidad.rt.com/actualidad/view/133923-lista-35-ejercitos-potentes-mundo

Anuncios

2 comentarios en “¿Cómo entender los gastos militares?

Indica lo contrario...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s