Mi Religión

Rara vez (por no decir nunca) hablo sobre mí y temas tan controversiales como es religión, en lo que creo y sobre la base que se ejecutan mis pensamientos y ser. En pocas, breves y específicas palabras resumo mi religión.

Hace unos dos años inicié con inclinaciones hacia lo que es el Panteísmo: cierta inclinación a un desconocido origen, un inicio del todo, una bella y funcional evolución de la especie en representación de lo que ya no es; más bien, de lo que queda por ser a la par de lo que fuimos y una siempre aproximada semejanza del origen (haciendo referencia al final de este vídeo).

Si existe la fe, si existe la total devoción divina hacia algo o alguien, si dentro de nosotros tenemos esa necesidad de creer en cuerpo y alma, de entregar nuestro ser una entidad que nos representa ante lo que somos y sentimos un conjunto de características que nos categorizan en determinado grupo, mi religión… es mi madre.

Hoy, Jueves 18 de Abril del 2013 puedo decir de certera forma, seguro de mí y sin titubeos que mi madre, mi mamá, mi primogenitora, mi criadora, mi deidad (Dios), mi fe, mi ser, mi devoción, mi inclinación y todo lo que me representa como ser vivo, humano, individuo y terrícola lo tomo de mi madre. Yo creo en lo que ese ser cree, yo camino por donde ese ser camina, yo digo lo que ese ser piensa y acciono lo que ese ser siente.

No creo fervientemente en el Dios de los Cristianos, y digo ferviente porque si creo en él, es porque ella cree. No creo para nada en el Corán porque ella no tiene la menor idea de lo que enseña. No creo en Buda porque ella no admite su existencia. Y sí, es literalmente cegarme y dejarme guiar, lo acepto y es así. En el preciso momento en que ella muera ¿Qué será de mí? ¿Quién seré? ¿En qué me convertiré? Lo que sé, es que no pretendo morir antes que ella porque así como es doloroso ver a un hijo morir prefiero cuestionarme, descubrir y sufrir, a imaginarla siendo consolada por mi partir.

Ayer en un carro me cuestionaba un hombre –Cómo está la fe?- a lo que respondí –Más o menos, depende…-, él dice –Cómo es eso? O está bien ó está mal- ahí vamos! Cierto, se me olvidaba que todo es un Sí o No, es un Bueno o Malo, es un Conmigo o Contra mi. Pues desde hace pocas horas, cientos de minutos y del día de hoy digo: Mi fe está excelente, creo en ese único ser que me lo ha dado y seguirá dando todo por mí, a quien clamo y acude. Es inevitable: Cómo creer en una deidad antes que un ser que existe? Cómo depositar mi espíritu en algo que no veo y ni siento? Pues de cierto os digo, errado no estoy pues en lo seguro para mí estoy.

Anuncios

Indica lo contrario...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s