Atracción, Pechos e Instinto.

¿Por qué cuando veo una fémina, independientemente de lo que esté haciendo o hablando me detengo a escanearla observarla? Pues, me encanta apreciar la naturaleza, las creaciones, lo que Dios puso y nadie más quita, lo bien hecho, lo bonito de este mundo… el qué? La mujer.

Las mujeres son un tesoro, puede que cambien por ciertas cosas como la menstruación, cuando muere el perrito, cuando están embarazadas, cuando van a casarse… son tantas las cosas pero siguen siendo mujer, ese ser de quién todos venimos, con quien crecimos, vivimos y morimos pensando.

Yo podría bien usar el hecho de que soy hombre, el hombre es un animal y que los animales “actúan”, mi actuar son las fracciones de segundos de dulce deleite y observación fija, detenida y apreciación completa de la contemplación de un ser que no puede pasar desapercibido. Que!?

En el siguiente artículo titulado “Por qué nos gustan los pechos?” se explican lógicamente el por qué de la incesante necesidad de observar específicamente los pechos. De entre los puntos citados, extraigo el que más me gustó:

3. Fertilidad. De acuerdo con los investigadores de la UCLA, las teorías evolutivas de Darwin refieren que desde la época primitiva, los senos son un símbolo de fertilidad, de manera proporcional con su tamaño y forma. Aspecto similar o imitativo a lo sugerido por el tamaño de las caderas de una mujer.

Y una oración importante: Con el paso del tiempo, el gusto por cierta forma, tamaño y aspecto de los pechos permanece casi intacto en los hombres: los prefieren grandes.

Y ya que me vino a la cabeza, agrego el siguiente párrafo:

Son cosas de la mente las que te canto
con mezclas de ternura y de pasión
y que posiblemente por tus encantos
eternamente vivan en mi ilusión.

Yo, particularmente pienso que “el tamaño no importa”, decididamente, no es que tenga tendencias o inclinaciones pero… conchale, hay veces que sientes que te obligan a que las mires. Ejemplo: El miércoles iba de camino al trabajo luego de almorzar. Durante el camino justo en frente de la universidad a la que asisto estaba pasando una jovencita de unos 19-22 años… que joven; que cuerpo, que ímpetu, que seguridad, que mujer y con ese jean que no hacía necesario imaginar mucho para dar con las circunferencias y diámetro de las curvas… en fin, HABÍA QUE VERLA SÍ O SÍ.

Hace unos días tuve un fuerte choque con mi novia debido a que le mostré a un amigo un vídeo “musical” (frente a ella) en que se mostraban decenas de mujeres en bikinis… en serio, se enojó. Al principio no me lo creía, hasta que rompió el silencio diciendo “sin lugar a dudas las prefieren sucias, que no sirvan” y yo pregunto: las mujeres en bikinis no sirven? se lo diré en su cara si algún día vamos a la playa. Todavía no sé el pecado en sí, pero de que soy negativamente culpable, lo soy.

Los hombres no podemos evitarlo, podremos controlar o disimular pero yo, como la última no la sé y la primera me da flojera, quedo atascado.

“Cada chica tiene su propio tesoro. Y para el hombre, cada uno de esos es un anhelo.”

PD: Señoras, no se molesten, las amamos. Es simplemente incomprendida la razón. Todo hombre ama el sexo femenino, saquen provecho de eso.

Anuncios

Indica lo contrario...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s